Consejos para correr con frío y no hacernos daño

By 11 noviembre, 2015 Actualidad No Comments

Running, la palabra de moda.  Un movimiento que en los últimos años ha crecido mucho y que a día de hoy se practica en todo el mundo como si de una necesidad se tratara. Una droga sana que cada vez crea más adicción y genera más pasión en cada esquina. Ahora que llega el frío, ¿qué hacemos? Nosotros lo tenemos claro, ¡seguiremos corriendo! Por supuesto, teniendo en cuenta unas pautas para no congelarnos o hacernos daño.

Por ello, y porque sabemos que a los amantes de este deporte no hay meteorología que los detenga, vamos a proponer unas pautas para practicar este deporte sin riesgo a lesionarnos o coger un trancazo basándonos en el calentamiento, el equipamiento y la hidratación.

Equipamiento

Este es un punto algo subjetivo. Habrá gente que necesitará ponerse más capas y otras menos, dependiendo de la persona y el tipo de intensidad que se vaya a mantener en el entrenamiento. En la parte de arriba tenemos la camiseta técnica (pudiendo ser térmica, de manga corta o larga), una sudadera, chubasquero cortavientos, y si las temperaturas fuesen muy bajas hasta una chaqueta que nos proteja mejor. Habrá quien se salte alguna capa y habrá quien necesite todas, dependiendo de factores como el clima del lugar y la temperatura corporal de la persona.

Cómo hemos dicho, es algo subjetivo y personal, pero si hace mucho viento sí consideramos de vital importancia vestir un cortavientos. Reducirá en gran medida la sensación de frío en el cuerpo.

Para la parte de abajo podemos utilizar mallas largas, más gordas o finas dependiendo de la temperatura. Aquí, también entra la relatividad, habrá quien prefiera ir en cortas o pantaloneta.

Muy importante tener en cuenta que las zonas más sensibles del cuerpo son las manos, la cara y las orejas. Y que además, el cuerpo desprende mucho calor por la cabeza. ¿Qué hacemos? ¡Protegernos! Orejeras, guantes, gorro, braga polar… lo que más se ajuste a nuestras preferencias y necesidades.

Hidratación

Se tiende a pensar que con frío la hidratación no es tan importante como en verano. ¡No es así! Tendemos a descuidarla y es más, con el frío y el viento se pierde la sensación de pérdida hídrica, lo que hace que no nos demos cuenta que necesitamos hidratarnos, pero esto es un error. Tened en cuenta que el cuerpo debe estar hidratado en todo momento, por lo que es recomendable beber antes y después del ejercicio, y durante dependiendo de la duración del mismo.

Calentamiento

Como el propio nombre del ejercicio indica el objetivo es calentar el cuerpo para prepararlo para la actividad. Lógicamente, haciendo más frío hay que poner más empeño para hacerlo. Dicho de otra manera, tenemos que activar los músculos para el esfuerzo al que les vamos a someter. Ya sea utilizando un método u otro, tenemos que tener en cuenta que tardaremos más que en verano, y que no sería ninguna tontería empezar los ejercicios en un interior, así el cuerpo irá calentándose progresivamente.

Cómo último consejo, es aconsejable inspirar por la nariz para calentar el aire lo máximo posible antes de que pase por la garganta y llegue a los bronquios.

Con estos consejos ya estamos listos para darlo todo ahí fuera y no perecer en el intento. No os olvidéis de ataros bien las zapatillas y a darlo todo, que hará frío… ¡pero estamos llenos de energía!

Leave a Reply

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.