Consejos para el mantenimiento de tu MTB

By 28 Enero, 2016 Actualidad No Comments

Todos sabemos que la cuesta de enero tiene un desnivel bastante grande y por eso tenemos que ir con cuidado en relación a los gastos. No nos podemos permitir llevar nuestra bici a reajustar todos los días y dejarla perfecta pero podemos aprender nosotros unas pautas básicas para llevar el mantenimiento de nuestra MTB al día y que no notemos tanto esa falta de mecánica profesional.

Estamos en la era de Internet, por lo que solo tenemos que buscar y aprender. En este caso nosotros os proponemos unas pautas básicas para poder retrasar la parada en el taller y que la bici esté fina.

Es muy importante, como en casi todos los aspectos de la vida, la limpieza. Sabemos que después de meternos una paliza sobre nuestras compañeras, lo último que apetece es limpiarlas, pero es lo que debemos hacer. Digámoslo de otra manera: dependiendo de cómo la cuidemos, nos durará más o menos. Es divertido pedalear sobre el barro, pero después hay que limpiarlo.

Vamos ahora con unas recomendaciones para mantener nuestra bicicleta como recién sacada de fábrica. Es una exageración, por supuesto. Nos hemos guiado con la revista Todomountainbike, ya que tiene unos tutoriales sobre el mantenimiento y mecánica de la bicicleta muy completos.

La transmisión: Es importante verificar que la transmisión esté debidamente engrasada antes de cada salida. La suciedad y el polvo se adhieren a este componente y hacen que no funcione adecuadamente. Por ello, antes de salir de marcha, verificar si la transmisión necesita un poco de aceite no será ninguna tontería.

Los cables: El buen estado de los cables es de una importancia vital aunque pueda no parecerlo. Tenemos que fijarnos bien que ninguno esté roto, doblado o rasgado. Ya que el mal estado de estos podría provocar el mal funcionamiento de los cambios o los frenos.

Platos, piñones y cadenas: Tenemos que comprobar que estos tres componentes de nuestra bicicleta estén en buenas condiciones. Ya que el mal estado de uno solo, aceleraría el “envejecimiento” de los otros, provocando así un mayor desembolso de dinero a corto plazo. Mejor cambiar uno de los tres ahora, que tener que cambiar todos en poco tiempo.

Engrase de los puntos clave: Hay ciertos puntos de que conviene engrasar de vez en cuando, después de haber hecho una cuantas salidas. Estos puntos suelen ser la tija del sillín, las zonas pivotantes de una doble suspensión o los sitios en los que los cables rozan con sus protectores. En las suspensiones no tenemos que dejar grasa fuera del tubo, podría adherírsele el polvo y luego meterse en la suspensión, generando así problemas.

Los tornillos están para algo: Por supuesto, no tenemos que comprobar el ajuste de los tornillos en todas las salidas, pero si es recomendable hacerlo de vez en cuando para que todo vaya sobre ruedas. No vaya a ser que llevemos alguno suelto y nos provoque alguna caída, con los efectos de algún desperfecto en la bici o peor aún, alguna lesión.

Ajuste del cambio trasero: ¿Os ha pasado alguna vez que habéis salido de ruta y notáis que los cambios se resisten o hacen algún ruido extraño? Seguro que sí. Es normal cuando ya le hemos dado cierto trote a la bici. Lo mejor es aprender a ajustarlo para que la cadena cambie bien de corona. Lo más probable en este caso es que tengamos que ajustar la tensión del cable. Os dejamos este enlace a un vídeo de Mammoth donde nos enseñan a  reajustar el cambio trasero paso a paso.

Ya hemos visto que con un poquito de cuidado podemos mantener nuestra MTB como nueva. Hay que tratarla como a una hermana, ya que dependiendo de cómo la tratemos ella nos tratará a nosotros. ¡Que la cuesta de enero no detenga el pedaleo!

Leave a Reply

WordPress spam blocked by CleanTalk.