Consejos para empezar a practicar triatlón

By 3 noviembre, 2016 Actualidad No Comments

Parece mentira pero ya nos estamos acercando al fin de año. Otro año más u otro año menos, según como se mire, pero lo que seguro hacemos otra vez más es plantearnos retos para el año siguiente. Es muy frecuente llegar a diciembre y hacer una pequeña lista de las cosas que sí vamos a cumplir al año siguiente. Seguro que a muchos se os ha pasado por la cabeza iniciaros en el triatlón como gran reto.

Si ya de por si es difícil y sacrificado llegar a ciertos niveles en cada deporte por separado, imaginaos tener que hacer uno detrás de otro para hacer un triatlón. Primero nadar, luego a la bicicleta, y terminar corriendo.

Como sabemos que es un mundo complicado, vamos a daros unos consejos para iniciaros en vuestra andadura por este deporte que combina tres disciplinas tan diferentes, tres mecanismos corporales de movimiento con unas exigencias tan dispares entre sí.

Lo primero de todo es ponernos un objetivo. Lo más sensato sería proponernos hacer un Triatlón Sprint para la primera vez, ya que es la modalidad más “asequible”, por así decirlo. 750 metros a nado, 20 kilómetros de ciclismo y 5 kilómetros corriendo. Las cifras podrían hacernos pensar que es un asunto fácil pero recordad, hay que nadar, montarte en una bicicleta después, y acabar a pie, combinando los tres deportes.

Antes de empezar deberíamos hacernos un chequeo médico y una prueba de resistencia para  ver en qué punto está nuestro estado físico y verificar que somos “aptos” para sufrir las exigencias físicas que requiere este deporte.

¡Empezamos! vengamos del deporte que vengamos, tenemos que tratar de dominar la técnica de las tres disciplinas. Se dice que el que viene de la natación lo tiene más fácil, ya que es la técnica a la que peor se adapta la gente. Una vez dominadas las 3 disciplinas, que hay quien dice que dominarlas todas al 100% es casi imposible, podríamos pensar que está todo hecho, pero no. No es suficiente con estar bien físicamente y dominar la técnica, algo que hay que practicar mucho son las transiciones.

Las transiciones son el cambio de una disciplina a otra. Es probable que sea la primera vez que tengáis que darle a la bici después de haber nadado, y teniendo en cuenta que mucha gente utiliza la natación como método de relajación, la adaptación puede ser costosa. Es muy importante adaptarte a los cambios de ritmo para evitar sobrecargas musculares. Conseguir hacer una transición rápida requiere de una práctica constante, y más aún si no se ha hecho nunca. Piénsalo, salir del agua, quitarte el traje, ponerte las zapatillas, subir a la bici, bajar de la bici, quitarte las botas, ponerte las playeras… Existen trucos como dejar las botas puestas en los pedales automáticos para ganar tiempo. No es ninguna tontería adaptarnos a correr descalzos. Es muy probable que haya pruebas en las que tengamos que correr descalzos hasta nuestra bicicleta, por lo que practicar un poco para que no nos pille por sorpresa no vendría mal.

¿Cómo entrenamos? En un principio sería adecuado entrenar cada disciplina por separado y adaptarnos bien a cada una de ellas. Un día de la semana para nadar, otro para correr, otro para pedalear, y otro para practicar las transiciones. Más adelante llegaría el turno de ir combinando las modalidades. Quizá el mejor momento para combinar sea el fin de semana, ya que disponemos de más tiempo. Por ello, estaría bien hacer tiradas largas en la bici, y acto seguido correr de 20 a 30 minutos. Lo mismo con el cambio de natación a bici, nadar en la piscina y acto seguido pasar a una buena bicicleta estática.

¿Es suficiente con esto? No. Necesitaremos hacer también entrenamiento de fuerza en el gimnasio. Es muy importante que fortalezcamos muy bien todos los músculos del tren inferior de nuestro cuerpo para reforzar bien las articulaciones. La rodilla y el tobillo son los que más van a sufrir los golpes de las zancadas, por lo que hay que fortalecer bien los músculos para protegerlas.

La gestión del tiempo de descanso es tan importante como el mismo entrenamiento. Tenemos que tener en cuenta que nos vamos a someter a un esfuerzo que no estamos acostumbrados y que tenemos que dosificar nuestras fuerzas. Si notamos que caemos enfermos, que no nos recuperamos, que nuestros músculos se cargan fácilmente… podríamos estar cayendo en el error de estar entrenando demasiado.

Dicho esto, os preguntaréis si es recomendable acudir a un sitio especializado para aprender sobre este deporte. Nosotros recomendamos absolutamente acceder a un club y por lo menos al principio, ser guiado por un entrenador para que te haga unos entrenamientos a medida, te de consejos nutricionales, y siga un poco tus progresos para ir adaptándote los entrenamientos. Además, podrá darte unas pautas para los entrenamientos de fuerza mencionados, y fortalecer así correctamente los cuádriceps, isquiotibiales, gemelos… Encima, entrenar en grupo puede animar a seguir anclado al reto. Los piques sanos pueden ayudar a mantener viva la llama de este deporte aunque, que quede bien claro, el principal rival es uno mismo.

En cuanto al equipamiento, otra de las ventajas de acudir a un club. Te podrán aconsejar sobre el material para empezar. Mejor empezar con poquito, que ya habrá tiempo de gastar más adelante…

Cada cual elegirá si entrenar solo o en equipo. Os dejamos aquí un enlace a un plan de entrenamiento de dos meses para hacer un Triatlón Sprint para el que quiera comenzar la aventura en solitario. Lo que si os decimos, es que vais a necesitar mucha energía para este deporte en auge. Por lo que no sería mala idea llevar bien a mano unas ampollas de GlucoSport. ¡Mucho ánimo!

Leave a Reply

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.