Consejos para iniciarte en las carreras por montaña

By 10 junio, 2016 Actualidad No Comments

Habiendo iniciado ya la temporada de carreras por montaña y habiendo tenido lugar ya unas de las más importantes carreras en este ámbito, apetece calzarnos las playeras y ponernos a correr y respirar la naturaleza por las montañas, ¿verdad? Pero claro está que para todo tiene que haber una vez. Por ello, hoy vamos a recopilar algunos consejos para la iniciación en la carrera de montaña, o como se suele decir, para iniciarnos en el trailrunning. Además, destacaremos algunas cuestiones a tener en cuenta para los que ya corréis en asfalto, pues es un terreno muy diferente, y conviene tener alguna consideración en la cabeza.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el suelo que pisamos es distinto y que el desnivel, tanto positivo como negativo, será superior al que nos encontremos por la ciudad, por lo que tanto el calzado como la gestión de energía serán completamente diferentes.

El calzado: Necesitaremos un calzado técnico y específico para correr por este terreno. Lo esencial es que la suela agarre muy bien, las playeras  sean estables y amortigüen de la manera correspondiente. Luego habrá que ver cómo está el terreno por el que vamos a pasar, dependiendo de si el barro está seco o húmedo, nos funcionarán mejor zapatillas con más o menos taco, para que el agarre sea más eficiente.

Siempre un cortavientos: El clima en la montaña puede ser cambiante, y por eso es muy conveniente tener a mano un cortavientos en todo momento. Si se lleva la mochila de hidratación no tendremos ningún problema para guardarlo, ya que al plegarse no ocupa demasiado espacio.

Equipamiento:

  • Ropa: No tiene por qué ser ropa técnica de montaña, pero sí que sea transpirable, que proteja y que permita total libertad de movimientos. Con las mallas pasa lo mismo, que protejan bien la zona, ya sean cortas o largas, y que permitan libertad de movimientos.
  • Visera y gafas: Si hace sol, las viseras y las gafas nos ayudarán a que este no nos deslumbre. La gorra nunca viene mal, ya que llevándola se evitará que perdamos el calor por la cabeza.
  • Mochila de hidratación: La hidratación es de vital importancia siempre, y corriendo por la montaña no va a ser menos. A día de hoy existen los famosos camelbak que se nos ajustan a la espalda perfectamente y podemos hidratarnos con facilidad. Además, así tendremos un espacio para guardar el cortavientos y algo que llevarnos a la boca.
  • Bastones, ¿sí o no?: La mayoría de corredores de larga distancia los usan. Ayudan tanto en las subidas como en las bajadas, son dos apoyos más que suavizan el impacto y que pueden ayudarnos en ciertos desequilibrios. Puede que para distancias cortas no sea necesario, pero sin ninguna duda ayudarían a empezar. Cada cual que vea lo que le sea más cómodo y efectivo.

Conocer la zona: Nos vamos al monte, no a correr un poco cerca de casa. Por lo que tendremos que tener bien controlada la distancia y el desnivel que vamos a recorrer, para saber el tiempo que nos va a llevar trazar el recorrido. Además, tendremos que conocer bien a donde dan los caminos, o nos podremos perder. En caso de desorientarnos, nos vendría bien saber dónde está el pueblo más cercano, ya que se nos podría hacer demasiado tarde.

La técnica de carrera cambia: Las subidas y bajadas son más agresivas, y los terrenos y superficies son muy diferentes, piedra y barro nos esperan para ponernos a prueba. Para ello, es muy importante tener vigilado el terreno en todo momento, si vemos que nos va a costar o que nos enfrentamos a un terreno más lesivo como puede ser piedra suelta, aminoramos el ritmo. Si vemos que es tarea fácil, lo subimos.

La atención es muy importante. La mirada no tiene que estar justo delante de nuestros pies, sino unos metros por delante. De esta manera podremos anticiparnos a posibles obstáculos.

Es importante fortalecer bien el tren inferior del cuerpo, los abdominales y los tobillos para poder afrontar bien el impacto que recibe el cuerpo. También es vital trabajar bien la zona lumbar de cara a reducir el riesgo de lesión.

Las zancadas deben ser más cortas. Esto hará que demos más estabilidad a la carrera, sobre todo en las subidas y los tramos técnicos.

Empezar por terrenos poco técnicos: Esto como en todo, no vamos a conquistar Roma en un día. Lo adecuado es ir ascendiendo de dificultad a medida que vamos conociéndonos como trailrunners para saber hasta dónde podemos llegar.

Móvil: Seguridad ante todo, vamos a estar en un terreno irregular que podría hacernos pasar una mala jugada. Ante una torcedura de tobillo o una caída mala, siempre es recomendable llevar el móvil por si hay que hacer una llamada de emergencia, y no os olvidéis decirle a alguien a dónde vais a estar corriendo.

¡Se nos olvidaba! No os olvidéis el GlucoSport, os aportará la energía suficiente para afrontar todos vuestros retos. ¡Que disfrutéis de la montaña este verano!

Leave a Reply

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.