El entrenamiento por intervalos de alta intensidad

By 13 Abril, 2016 Actualidad No Comments

¿Os suena el término “método HIIT”? Seguro que sí porque los  entrenamientos por intervalos de alta intensidad son un método muy presente a día de hoy para la progresión en cualquier disciplina en la que nos encontremos. Hay quien afirma que llegando a un punto de progresión, si no entrenas al máximo de tus posibilidades no puedes seguir con las mejorías, así que hay que adaptarse a entrenamientos de alta intensidad para lograr el máximo de nuestras posibilidades.

Pero, ¿qué es este método de entrenamiento? es un sistema basado en el sistema fraccionado interválico y a día de hoy está bastante de moda porque ha sido demostrado su valor para mejorar notablemente la capacidad cardiorrespiratoria y muscular. Originariamente, el HIIT se centraba en el trabajo de resistencia cardiorrespiratoria, pero en la actualidad se usa también para el desarrollo muscular de manera que se han creado disciplinas emergentes como puede ser el crossfit.

El entrenamiento de intervalos de alta intensidad, como su nombre sugiere, consiste en intercalar intervalos de entrenamiento cardiovascular en alta intensidad a un 80-90% de nuestra frecuencia cardiaca máxima, continuando con periodos cortos de ejercicio cardiovascular a una frecuencia más moderada, entre un 50-60% de nuestra frecuencia cardiaca máxima.

Como en otros casos, aunque ésta sea la base del ejercicio existirán modificaciones que lo transformen, pero ya veis que en definitiva consiste en intercalar ejercicios de máxima intensidad con sesiones de intensidad más baja. Se podría decir que es un entrenamiento idóneo si disponemos de poco tiempo, ya que de esta manera favorecemos la quema de grasa a la vez que fomentamos el aumento de masa muscular.

¿Por qué es beneficioso este método? Los cambios de intensidad nos hacen metabolizar la glucosa de forma más efectiva, así, nuestra resistencia y rendimiento mejoran, además de favorecer la quema de grasas y aumentar nuestra resistencia aeróbica.

La principal ventaja de este entrenamiento es lo que mencionábamos anteriormente. Esa máxima de “menos es más” se convierte en realidad en esta situación. Porque con este método se pueden conseguir grandes resultados en menos tiempo de entrenamiento y además el organismo es capaz de quema más grasa a posteriori. Se desarrolla más la fuerza y la potencia muscular, lo que nos beneficia en muchos aspectos en nuestros deportes favoritos.

El inconveniente que podemos encontrarle es que es muy duro, y que puede que no todo el mundo esté dispuesto a sacrificarse de esta manera para lograr los resultados. Además, al ser un ejercicio tan potente, si no estamos debidamente preparados podríamos lesionarnos. Por lo que puede que debamos haber realizado otro tipo de preparación previamente para evitar lesiones al iniciarnos en esta modalidad.

Lógicamente, tenemos que hacer uso de un pulsómetro para llevar controlado en todo momento nuestro ritmo cardíaco y no nos podemos olvidar de que vamos a realidad un ejercicio de alta exigencia, por lo que deberemos hacer un buen calentamiento previo para evitar lesiones.

Cada persona es un mundo por lo que nosotros sugerimos que antes de comenzar con un entrenamiento de estas características, se consulte primero con alguien especializado, y así saber cuándo podemos empezar con la práctica, cada cuanto tenemos que realizar los entrenamientos y que duración deben tener. Como se suele decir, ¡mejor prevenir que curar!

Leave a Reply

WordPress spam blocked by CleanTalk.