En abril aguas mil. Consejos para correr con lluvia

By 25 abril, 2016 Actualidad No Comments

Si algo sabemos es que el refranero español pocas veces se equivoca, así que, atendiendo al dicho, “en abril aguas mil”, nos tendremos que preparar y atender a unas cuantas indicaciones para poder correr bajo la lluvia y lógicamente, que lo hagamos con seguridad.

Habrá muchos a quienes en días lluviosos les valga con correr en la cinta de un gimnasio, pero hay almas inquietas que necesitan la sensación de correr al aire libre y además, que te caiga un chaparrón sí que es desagradable, pero correr con la sensación de la leve lluvia cayéndote sobre el cuerpo puede ser una experiencia muy agradable, y más en esta época, que las temperaturas son bastante altas.

No vamos a extendernos demasiado en todas las recomendaciones que puede haber para correr bajo la lluvia, pero si en los factores más importantes para que la práctica sea segura y lo más cómoda posible. Si no podéis evitar salir a correr fuera aún en los días de lluvia, atentos a los siguientes consejos.

  • Utilizar una gorra con visera. Las hay especiales para correr en estos días y evitan que la lluvia te caiga directamente a la cara y ojos, dejándote tener una amplia visibilidad. Hay quienes compran gafas monocromáticas, que se oscurecen dependiendo del nivel de claridad que haya y pueden llegar a ser completamente transparentes, pero es una alternativa más cara y ya depende del bolsillo de cada uno.
  • En cuanto a la vestimenta, al menos la parte superior debería ser impermeable y transpirable. Con que la última capa sea un cortavientos de esas características bastaría, sobreentendiendo que nos vestiremos por capas. Pedir que el calzado sea impermeable quizá sea excesivo, pero sí convendría que las suelas no estén demasiado gastadas, en estas situaciones es importante tener un buen agarre, ya que el suelo estará mojado.
  • Es importante realizar el calentamiento y estiramiento en seco. Es decir, en un lugar que esté a cubierto. De lo contrario podríamos quedarnos fríos antes siquiera de comenzar el ejercicio.
  • Debemos tener en cuenta que la lluvia reduce en gran medida la visibilidad, no solo la nuestra, también la de los conductores. Por lo que es más que recomendable utilizar prendas reflectantes, y si pudieses alguna luz adherente al cuerpo o zapatillas.
  • Los días de lluvia es posible olvidarnos de hidratarnos como un día normal, pero lo cierto es que ésta no debe variar. Vamos a asegurarnos de llevar una buena hidratación aunque el sol no esté brillando.
  • Estos días tan molestos, se suele utilizar una ropa un poco más pegada al cuerpo por lo que las rozaduras podría llegar con más facilidad. Las zonas más sensibles del cuerpo son los pezones, las axilas, los muslos, y los pies. Podemos untarnos vaselina para retrasar las rozaduras e irritaciones, y para los pezones también podemos ponernos unos adhesivos de silicona.
  • No todo acaba cuando se termina de correr. Estamos en un punto importante para evitar un resfriado tonto de estas fechas. No olvidemos que estamos mojados al terminar de correr, por lo que es recomendable terminar en un sitio con una toalla a mano para poder secarnos antes de realizar los estiramientos. Y lógicamente, ducharnos lo antes posible.

Terminamos dando el consejo que solemos dar muchas veces, ¡sentido común! No vayamos a correr por sitios que sabemos que pueden ser resbaladizos o peligrosos, o muy transitados, ya que tendremos que driblar más y habrá más posibilidades de caída.

Ya sabéis, que la lluvia no os detenga en estos tiempos inciertos. Eso sí, tomad las precauciones anotadas y seguro que sale mejor la jornada. ¡Siempre llenos de energía!

Leave a Reply

WordPress spam blocked by CleanTalk.