Primeros auxilios para el deporte de resistencia

By 2 diciembre, 2016 Actualidad No Comments

Estos consejos que vamos a dar sirven en general para el día a día y cualquier tipo de deporte, pero son situaciones que nos podemos encontrar en los deportes de resistencia por lo que vamos a ofreceros algunas recomendaciones para que si os encontráis con estos problemillas en el camino tengáis unas pautas en la cabeza para poder solventarlas.

El deporte de resistencia es algo que practicamos muy habitualmente en grupo y aunque estemos en una carrera, tengamos sentido común; si vemos a alguien mal lo primero es pararnos a ayudar, que ya habrá tiempo de competir más tarde.

Vamos con las situaciones que nos podemos encontrar habitualmente y con unos consejos para hacerles frente.

Lipotimia: Se trata de un pequeño desmayo o una sensación de mareo sin llegar al desmayo durante un periodo de tiempo corto. Sus síntomas suelen ser sudores fríos, visión borrosa, mareo y debilidad y lo primero que hay que hacer es evitar que la persona se caiga al suelo y tumbarle con suavidad bocarriba con los pies elevados unos 55º. Lo haremos en un lugar donde haya buena ventilación a ser posible, evitaremos que la gente se aglomere encima, y tendremos que evitar que el paciente se quede frío colocándole algo hasta que llegue la asistencia sanitaria.

Si llegamos al extremo de que el deportista se ha desmayado pero respira, le colocaremos tumbado de lado por si acaso vomita.

Golpe de calor o insolación: Este problema se manifiesta cuando el organismo produce una cantidad de calor que no es eliminable por los sistemas de refrigeración. Se puede producir en otras circunstancias pero en la mayoría de los casos ocurre con altas temperaturas.

Es muy importante conocer los síntomas para poder actuar a tiempo. Los más habituales son dolor de cabeza, nauseas, y, en ocasiones extremas, vómitos. Si el problema va a más pueden producirse calambres, elevación de la temperatura corporal, convulsiones, delirios y desorientación.

¿Qué tenemos que hacer? Lo primero de todo es llevar a la persona a un sitio con sombra y fresco y colocarla semisentada, con la cabeza levantada para favorecerle la respiración. Si podemos, tenemos que colocarle paños de agua fresca alrededor del cuerpo. Si el paciente muestra un buen nivel de consciencia, tenemos que darle sorbos de agua fresca poco a poco, para ir rehidratándole. No es conveniente darle bebidas azucaradas, ya que esto aceleraría la deshidratación.

Una vez hecho esto, si la persona mejora hay que acompañarla a un centro sanitario para que le hagan un chequeo y verifiquen que está bien. En caso de que no mejore o pierda el conocimiento, tenemos que tumbarla de lado con las piernas flexionadas y llamar a los servicios sanitarios con urgencia.

Hipotermia: Se produce cuando la temperatura corporal desciende de los 35º. Quien la sufre suele presentar piel fría, pálida, seca e incluso azulada. Su respiración suele ser lenta y el pulso débil, se le aprecia dificultad para andar y puede sufrir confusión, desorientación e incluso irritación. Si notamos estos síntomas tenemos que  llamar inmediatamente al 112 y pedir ayuda. Mientras tanto llevaremos al afectado a la zona más caliente y seca posible y si tiene la ropa mojada se la cambiaremos por seca inmediatamente. La idea es que recupere el calor corporal cuanto antes, por lo que le pondremos todo lo que podamos para que recupere lo antes posible.

Si el sujeto estuviese inconsciente habría que realizarle la reanimación cardiopulmonar: 30 compresiones – 2 ventilaciones.

Algo que nunca hay que hacer en esta situación, aunque a priori podría parecer lo más lógico, es frotar la piel directamente para calentarla, o poner fuentes de calor como podría ser una estufa demasiado cerca del cuerpo. Lógicamente, hay que mover al paciente con la mayor suavidad posible, ya que la brusquedad podría causar problemas cardiacos.

Bajada de azúcar o hipoglucemia: En estos casos se le puede notar a la persona que la sufre sudoración, somnolencia, malestar general, debilidad y en las más graves incluso pérdida del conocimiento. Se da una hipoglucemia cuando sus niveles de azúcar están por debajo de lo que deberían, por ello hay que recuperar los valores glucémicos adecuados ingiriendo carbohidratos de rápida absorción. Un zumo, miel, galletas, una barrita… podrían servirnos perfectamente, y el Glucosport nos vendría genial en estos momentos para aportarle al cuerpo glucosa de absorción rápida.

Esperamos que este artículo os sirva de guía por si algún día (esperamos que no) os topáis con alguno de estos problemas. Nunca está de más tener ciertos conocimientos en la cabeza que puedan ayudarnos a salir de un buen aprieto.

Leave a Reply

WordPress spam blocked by CleanTalk.