Cómo darte cuenta de que estás sobreentrenando

By 22 junio, 2018 Actualidad No Comments
Sobreentrenamiento

¿Alguna vez habéis sentido que pese a entrenar muy duro no avanzáis? ¿Es más, habéis sentido que entrenabais incluso más, y que en vez de progresar, vuestros resultados eran peores? Es posible que os hayáis pasado de revoluciones sin daros cuenta. Es decir, cabe la posibilidad de que seáis victimas del sobreentrenamiento.

Pero, ¿cómo nos podemos dar cuenta de que estamos sobreentrenando? Y, ¿qué tenemos que hacer en ese caso? Os vamos a listar a continuación unas cuantas señales que pueden indicaros los factores previos que desencadenan el sobreentrenamiento.  

Rendimiento: Pese a que entrenamos más que nunca nuestro rendimiento disminuye. Nuestra capacidad de trabajo, la fuerza y la capacidad de coordinar la técnica disminuye. De manera que lógicamente, nuestros resultados son inferiores a los que deberían ser en comparación con el entrenamiento.

A esto se le puede sumar pérdida de coordinación y peor habilidad motril.

Variación en nuestra frecuencia cardiaca: Es posible que tengamos una frecuencia cardiaca en reposo más elevada de lo normal, pudiendo llegar a superarse en un 10%. Es más difícil llegar a alcanzar la frecuencia máxima en esfuerzo, y esto sumado a la elevación en frecuencia cardiaca en reposo pueden ser indicadores de sobreesfuerzo.

Cambios en el estado de ánimo: Los deportistas que están físicamente activas manifiestan sensaciones de bienestar y un estado de ánimo bueno. Sin embargo, los deportistas que experimenten sobreentrenamiento podrían experimentar todo lo contrario, una bajada considerable del estado de ánimo, con cambios de humor, inestabilidad emocional e irritabilidad, que puede llegar a ocasionar trastorno depresivo. Todo ello acompaña a una bajada en el rendimiento deportivo.

Al igual que cambia el estado de ánimo, también lo puede hacer el estado de la persona en general. En el proceso podríamos encontrar síntomas como la deshidratación (apreciable en un color más oscuro de lo normal en la orina), cansancio general acompañado de dolores musculares, insomnio o problemas para conciliar el sueño, pérdida de peso, alteraciones en el apetito, aumento de catarros o infecciones por bajada de defensas, sobre todo infecciones respiratorias…

Diferentes resultados en un test de esfuerzo: El tener hecho un test de esfuerzo previo podría sernos de gran utilidad para saber si estamos entrenando por encima de nuestras posibilidades, ya que en este caso los resultados serán diferentes.

Al hacerlo, notaremos una disminución de la frecuencia cardiaca submáxima y máxima, empeoramiento de la recuperación de la frecuencia cardiaca, disminución del VO2 máximo, y aumento del VO2 submáximo.

Lógicamente y sumado a todos estos síntomas que acabamos de describir, notamos menos ganas de entrenar y vemos que no progresamos en los entrenamientos durante una temporadita.

En un siguiente artículo daremos unos consejos para prevenir el sobreentrenamiento y qué hacer una vez se dé el mal. En cualquier caso, si notáis estos síntomas, nuestra recomendación es que acudáis a contárselo a un especialista y sobre todo, ¡que descanséis!

Leave a Reply

 
WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.